wrapper

IDSC 0028
Dr. Octavio Féliz Vidal 
 
En la vida de muchos adultos asistimos a eventos de su existencia que solo se explican en su historia de los primeros años de su vida. 
 
Adultos con celos que no controlan, otros con miedo al abandono y en otros con una búsqueda insaciable de aprobación como consecuencia de eventos traumaticos en la infancia.
 
Algunos eventos  como muerte de uno de los padres, abandono de un progenitor que se va de la casa por viaje o porque los padres rompIeron  la relación constituyen marcas que influirán en nuestras relaciones futuras. 
 
Superar un pasado de abandono en la niñez no es fácil. Ese miedo lo proyectamos en nuestra pareja y tendremos con frecuencia la incertidumbre de que quien nos acompaña nos abandonará. 
 
Los malos tratos en la infancia impactan nuestras vidas de adultos. Inversamente si le brindamos a los hijos espacios seguros de amor, buenos tratos y  límites que ayuden a estructurar su personalidad: tendremos hijos e hijas maduros que construirán sus relaciones sin miedo al abandono y sabrán asumir los retos y circunstancias adversas de la vida.
 
Los padres debemos medir el precio que pagarán nuestros hijos por la búsqueda tenaz de éxito personal, éxito económico y éxito social y profesional. Abandonamos a nuestros hijos, viviendo en el mismo techo con ellos. Buscamos tanto el éxito que le dejamos la derrota como herencia a nuestros hijos. El tiempo de calidad con ellos es necesario. 
 
Escucharlos y comprender sus sentimientos. Estar pendientes de sus necesidades y supervisarlos adecuadamente. El amor manifestado como cuidado, como dice Erich Fromm será el mejor regalo para nestras hijos y la mejor herencia para que logren la felicidad.
 
*Terapeuta familiar, profesor UASD y escritor

Publicidad

carinodemama2 disponible nuevo portal disponible nuevo portal