wrapper

SAM 8520102
Juan Tomás Olivero Figuereo
 
Juan Bosch hizo suyo un aforismo que como explicación de los hechos y los fenómenos   logró convertir en un axioma irrefutable sobre la verdad oculta y no manifiesta de los acontecimientos, hechos políticos y comportamientos humanos. 
 
“Hay cosas que se ven y cosas que no se ven, y las que no se ven son más importantes que las que se ven”. 
 
Se hizo costumbre entre los dominicanos y de manera particular los peledeístas, atribuir este pensamiento político filosófico de las ciencias sociales  al Maestro de la democracia dominicana, Juan Bosch(1909-2001), otros lo sitúan en José Martí(1853-1895) y Hostos( 1839-1903); y, no falta quien defienda su autoría a Wilhelm von Humboldt (1767-1835) por estar contenido en sus análisis historicistas espiritualistas  sobre las fuerzas humanas sociales y los límites del Estado en su Texto de Filosofía de la Historia. 
 
Resulta  que la atribución del pensamiento ya citado, no pertenece  ni a uno ni a otro; sino, a Heráclito de Éfeso (435-483 a.c) llamado el oscuro por la profundidad de su pensamiento, cito: “No puede haber vida sin antagonismo. En toda contradicción hay implícita  una armonía, la armonía escondida vale más que la que aparece”. 
 
Siguiendo las reglas de la lógica subyacente y estructura de significación  de este pensamiento ¿qué se ve  y qué no se ve de la reunión del Comité Político del PLD? ¿Fueron convocados  para discutir lo que se discutió o por otra razón? ¿Cuál fue esta razón, la que se vio en la rueda prensa de Reinaldo, la que reseñan los medios  u otra? 
 
La respuesta está dada en las decisiones tomadas el pasado lunes 5 del mes en curso  en la visita sorpresa de Danilo Medina al Comité Político del PLD, que son tres: 
 
1.- Hacer partícipe el Partido en el fracaso del mal llamado y peor moderado diálogo de Gobierno y oposición Venezolana,  agendando una  moción de apoyo al presidente Danilo Medina por los esfuerzos en este sentido y en vía de fracaso. 2.- Propiciar el caos y boicot  de la legislatura en el último período de gestión de Rubén Maldonado como Presidente de la Cámara de Diputados, dejando en libertad en estos ciento veinte días,  para que cada cual haga lo que le parezca, “sobre todo nada”, con la ley de partidos y de régimen electoral. Y, 3.- Remplazar al delegado Político ante la Junta Central Electoral,  Dr. César  Pina Toribio.
 
Parecen acciones simples e inocentes  y, nada avasallantes las decisiones anteriores. Pero si de algo podemos estar seguro, es que esta última es una de las reuniones más arbitraria y desconocedora de  la autoridad del partido,  hecha con la mayor arrogancia y soberbia, en la que no se respetó y no se guardó un mínimo de decencia y consideración hacia las minorías,  sus derechos  y el sentido de la  democracia.
 
Veamos  la  primera decisión de la reunión. Después de ignorar las reglas del Derecho Internacional y la subjetividad que le es propia a las organizaciones y organismos Mundiales (ONU)  y regionales (OEA),  propiciando de forma torpe  protocolos  y firmas que no generan obligaciones y compromisos, y aún más,  que no son vinculantes con nada. 
 
Con la moción de apoyo manipulada  arrastran ahora el Partido hacia un fracaso que es del Gobierno y nadie más, con  una moción de apoyo en el CP a una intervención torpe en la  crisis de Venezuela del Presidente Medina y su Canciller Vargas Maldonado. Moción de vida para el dialogo, ésta, después que el  muerto va camino al cementerio con un fracaso vergonzoso.
 
Y la segunda decisión, tomada como vía de escape ante una derrota de todos los sectores internos y externos al PLD a  las pretensiones de primarias abiertas y simultáneas del danilismo, levantada en la reunión como bandera de la libertad,  que más que tal, es un clarín de anarquía  parlamentaria que busca un voto más para el Consejo Nacional  de la Magistratura y conocer de esta manera en la segunda legislatura de la Cámara de Diputados de 2018 con Radhamés Camacho presidente: Los proyectos de leyes pendientes y de manera particular el de partidos y régimen electoral. 
 
De igual manera, completar las Altas Cortes pendientes de sustituciones y remplazos; objetivo estratégico ulterior, éste último,  del danilismo en la reunión sorpresa del CP danilista del pasado lunes.
 
Como respuesta a la emotiva y poco inteligente reacción de Abel Martínez, se impone en la reunión del Comité Político del pasado lunes 5 de Febrero   la tercera decisión, decisión, también movida por la participación de Leonel Fernández en el evento litúrgico del Tribunal Superior Electoral en su VI Aniversario y  el encuentro de Presidentes de Partidos a  invitación  de la Junta Central Electoral.  
 
Todo esto terminó minando  la tranquilidad del danilismo,  desatando la furia y la determinación de pasar el rodillo y cortar las alas al presidente del partido, bloqueando y cortando todo tipo de información que son de su competencia en relación jerárquica con este órgano electoral.
 
Al inicio de estas reflexiones, nos hicimos una pregunta, ¿si Pina Toribio renunció o lo quitaron? Los medios de comunicación reseñaron la misma noche en el sentido de que por sus obligaciones  de Embajador en Argentina se hizo necesaria su sustitución por los compromisos fuera del país.  
 
La verdad del asunto es que la táctica del danilismo es cortar todo flujo de información del delegado político hacia el presidente del partido  Dr. Leonel Fernández.  
 
Es una triste mentira que Pina Toribio renunció,  el Secretario General del Partido de la Liberación Dominicana Reinaldo Pared Pérez,  propuso su remplazo en la reunión del Comité Político convocada  entre otros fines para éste y, que es la tercera decisión de la noche oscura del pasado Lunes morado. Y, si lo hizo Reinaldo, lo mandó Danilo Medina. Es verdad que es una decisión estatutaria; pero, tomada y hecha de mala fe y con mala leche.
 
Autor es: Filósofo Constitucionalista, Profesor Titular UASD
, @salomon_55

Publicidad

carinodemama2 disponible nuevo portal disponible nuevo portal