Desarrollo

wrapper

SSD 01101

Ana Rodríguez Ramírez

El desarrollo ha sido definido como crecimiento, evolución, progreso, mejoría y otros tantos conceptos relacionados.

 

No existe una definición uniforme de desarrollo, pues el concepto varía de acuerdo con la sociedad, el momento histórico, el contexto cultural.

Y, los teóricos de la economía toman indicadores diferentes atendiendo a los factores ya mencionados.

Desde antes de la década de los 90 ese término está presente en nuestro día a día, se espera el desarrollo del sur, viene el desarrollo, cada candidato pasa por la Región prometiendo el desarrollo, cada diputado, cada senador, cada presidente de la República ha hablado, ofrecido y prometido el ansiado desarrollo. 

Amén de los ríos de tintas que han destilado los periodistas, unos en contra, otros a favor, otros por decir algo, siempre del desarrollo de la región.

¿Pero, alguien se ha preguntado qué es desarrollo? Como se expresa ese citado desarrollo? Quien trae el desarrollo? ¿Cuál es la referencia para decir si nuestra región experimenta o no desarrollo?

En las ciencias sociales, se entiende como desarrollo, al cambio en ciertos aspectos de las condiciones de vida de una sociedad. Este cambio debe traer aparejado una mejora en la calidad de vida. 

Esta reflexión va enfocada por lo social, pues la ciencia económica atiende otros términos para definir el desarrollo.

Piensa el común de los ciudadanos que el desarrollo viene en un furgón que se estaciona en el parque y reparte a cada ciudadano un objeto tangible según su deseo; opino que el desarrollo empieza por cada uno de los ciudadanos que se empodera de su formación en las materias de sus Derechos y Deberes consagrados en la Constitución y las leyes relativas a los temas que atañen a ordenamiento territorial, asuntos municipales, educación, salud, protección al ambiente, cultura, patrimonio, distribución del agua, cultivos, asuntos cooperativos y cualquier  tema que toque el crecimiento o afecte negativamente a su comunidad.

Es frecuente que se asocie desarrollo a la presencia de estructuras físicas. Pero, ese aspecto debe ir de la mano del desarrollo humano, que conlleva mejoras en los niveles de la calidad de vida de los ciudadanos. 

Es conocido que hay países sin enormes estructuras físicas pero con alta calidad de vida de sus ciudadanos, reflejado en indicadores como baja mortalidad materno-infantil, bajísimos índice de analfabetismo, alto rendimiento escolar, cero deserción escolar, cero trabajo infantil, alta confianza en las instituciones públicas y en la justicia, seguridad ciudadana, etc.

En la Región Enriquillo, igual que en varias otras regiones, esta labor ha estado en manos de organizaciones no gubernamentales que por gestión de los mismos ciudadanos o de otras organizaciones han prestado auxilio a los gobiernos locales y/o central en esta tarea. 

Ahora bien, siendo que los ciudadanos se encuentren empoderados de su crecimiento y gestión del desarrollo de sus sectores económicos y de su comunidad, fuera posible que sí se llegara a alcanzar el esperado desarrollo. 

Soy de opinión que sí es posible que nuestra Región alcance el ansiado desarrollo.

Con un levantamiento diagnóstico  objetivo de los problemas presentes y su origen, trazando políticas en ese sentido, con la promulgación de leyes a favor de sectores desprotegidos o vulnerables, con la disposición de partidas presupuestarias, todo esto con la participación de la sociedad en pleno (no sólo los cuatro de siempre), paralelo a  un buen plan de difusión para que la ciudadanía se mantenga informada y participando en el diseño de modelo de desarrollo que desea para su Barrio primero, luego su Municipio, su Región y por último su  País.

Insisto en el tema del empoderamiento de la ciudadanía de los temas de su desarrollo, puesto que sólo los habitantes de una localidad conocen su realidad local, y por tal, están en plena capacidad de aportar las ideas para las soluciones. 

Se ha visto el caso de comunidades que solas han sido capaces de levantar un diagnóstico, trazar un plan, ejecutar la solución y no sólo eso, hacer que ésta solución sea sostenible en el tiempo y el espacio. 

Contrario a otros casos en los que alguna institución gubernamental, sin consulta previa, ejecuta una obra y resulta que deviene en un elefante blanco para la comunidad amén del dispendio de recurso humano y económico.

Fuera deseable que cada vez más ciudadanos tomaran la decisión de empoderarse de su propio desarrollo e instar a otros en su barrio o sector a formarse en temas relativos a las leyes de protección al ambiente, municipalidad, salud, educación entre otros, al tiempo que aprender a conocer los mecanismos de demanda de cumplimiento de las leyes a las autoridades correspondientes. 

Y que aprendamos que aprender a exigir un derecho y el cumplimiento de una ley es el primer paso para alcanzar el desarrollo.

La autora es abogada 

Publicidad

carinodemama2 disponible nuevo portal disponible nuevo portal