wrapper

KLC 00497
Ana V. Rodríguez R.
 
La noche del pasado sábado 2 de diciembre de 2017 se anunció que la plancha No. 1 encabezada por el Lic. Oscar Luperon ganó las elecciones de la Seccional Barahona del Colegio de Abogados con la cantidad de 167 votos emitidos en su favor, seguido por Dalcia Y. Bello con 165, los candidatos Nene Cuevas con 123, David Cabral con 53  y Engel Medina con 9 votos cada uno.
 
La diferencia obvia fue de 2 votos. 2 votos que faltaron para que su contendora más cercana le empatara, pero, 1 más y gana Dalcia Bello.
 
En realidad fue una diferencia tan mínima de 2 votos?
 
Creo que no. Creo que fue más que 2 votos físicos, dos electores que se marcharon, 2 electores que abandonaron el recinto por la larga fila que se mantuvo todo el día, 2 electores a los que se olvido llamar, 2 electores que olvidaron que era el día, 2 electores que no llegaron a tiempo y cualquier otra razón por la que no se alcanzo los deseados 2 votos.
 
Estas elecciones como las de otros gremios de nuestro País y las generales, evidencian un retrato longitudinal de nuestra sociedad en el sentido de que aún no alcanzamos a ver más allá del día de las elecciones. Los egos individuales de los candidatos, de los representantes de los Partidos Políticos, no permiten presentar ofertas que consoliden las aspiraciones del colectivo de un gremio. Posiblemente el mismo colectivo no tenga claro el papel que está llamado a jugar en la sociedad, muestra es las actuaciones de dirigentes gremiales que una vez alcanzado el puesto de dirección se aprestan a desnaturalizar la función para la que fueron llamados.
 
Evidencia es que se elige una y otra vez  o a los mismos candidatos, o a candidatos que dan señales de que harán más de lo mismo. 
 
Ahora bien, dando otra lectura a los resultados, es posible advertir que la sociedad envía mensajes, que se leen según el cristal del lector. Los ganadores leen que se les sigue queriendo, que siguen favoritos en el gusto electoral.
 
Los que no votaron porque no quisieron leen que no tienen confianza en ninguno de los candidatos y por eso no ejercen su derecho; los que perdieron por poco leen que sí hubo la intención de procurar un cambio a mejor; los que perdieron por mucho leen que si hubiera habido alianzas, sí hubiera habido triunfo; el público también expresa sus lecturas, en un sentido o en otro.
 
Pero, la lectura general de los resultados en las elecciones gremiales es que se recuerda los años 70, 80, 90 tempranos, cuando los gremios estaban en manos de la oposición; era el espacio de respiro de la sociedad, el espacio de desahogo.
 
Incluso la sociedad civil en conjunto fue definida por algunos como el colchón entre el Estado y el Pueblo, ese espacio en que los asociados respiraban sin interferencia ni imposiciones políticas, donde era posible expresar sus ideas de manera libre, protegidos por una especie de fuero.
 
Claro, luego parte de esa sociedad civil alcanzó el Poder y aquellos motivos de lucha desaparecieron. Hoy se escucha a los opinadores decir que no hay oposición, que el Gobierno ha arropado la sociedad civil. Es más, hoy es posible ver a los gremios, sindicatos, y otras organizaciones como fuentes de ingresos  oficiales de algunos de sus dirigentes.
 
Me permito desde afuera de partidos políticos, desde mi posición de simple miembro de un gremio, de ciudadana de a pie, llamar a mis colegas abogados (de todos los colores) a vigilar y cuidar con celo nuestro Colegio, principalmente nuestra Seccional; debe constituirse en nuestra casa, nuestro espacio para crecer profesionalmente, para aprender a cuidar a nuestros colegas y para ser ejemplos de los futuros colegas que se forman con los ideales que como docentes les inculcamos en las universidades.
 
Vigilar con celo no es interferir y mantener constante cuestionamiento a las labores de sus dirigentes, sino acompañarles, colaborarles, con nuestros recursos (no necesariamente económicos) para apoyar el crecimiento y fortalecimiento de nuestra Seccional. 
 
Posiblemente mañana veamos que los futuros colegas tomen ejemplo y mantengan una seccional que sea orgullo de todos los abogados de nuestra provincia.
 
Posiblemente mañana nadie gane por 2 votos.
 
La autora es abogada 

Publicidad

carinodemama2 disponible nuevo portal disponible nuevo portal