wrapper

SAM 8520102
Juan Tomás Olivero Figuereo
 
“negata principiis”
Todos los apasionados de la lectura han  concluido que no hay un suceso literario comparable con la Ilíada, durante más de tres mil años ésta  ha sido objeto de lecturas. De algo está consciente todo el que la lee y  hace conocimiento de ella, la Ilíada representa una prodigiosa síntesis de la cultura Griega. 
 
Como, también: Crisis de la Democracia en América y República Dominicana, El Estado, De Cristóbal Colón a Fidel Castro,  Póker de Espanto en el Caribe, Breve Historia de los Pueblos Árabes,  Hostos el Sembrador, Juicio a Reagan, Breve Historia de la Oligarquía, Dictadura con Respaldo Popular,   Viaje a las Antípodas, La  Guerra de la Restauración,  Trujillo una Tiranía sin Ejemplo, Lucha de Clases, Clases Sociales en República Dominicana, Bolívar y la Guerra Social, el Pentagonismo Sustituto del Imperialismo, sus novelas, ensayos, conferencias, discursos, su cuentística y de manera particular, Más Cuentos escrito en el Exilio con  su Cuento emblemático  la Mancha Indeleble entre otros, representan  y nadie de forma inequívoca, duda,  en otorgar a esta vasta producción literaria e intelectual de Juan Bosch, un valor epistemológico como  un elemento y uno de los  aportes esenciales  del fundamento de la conformación del Pensamiento Latinoamericano y del Pensamiento Político y  Social Dominicano. 
En estas reflexiones, y a propósito de la pasada reunión del 2 de octubre del Comité Político del PLD, no pretendo hacer una analogía de ella entre Danilo Medina y Aquileo el desolador de Ciudades, quien, según la narración,  estaba poseído de violenta rabia y deseoso de alcanzar la gloria.  
 
O, Leonel Fernández y Agenor  hijo ilustre y valiente de Antenor,  a quien el dios  Febo Apolo infundió audacia para enfrentar a Aquileo y las Parcas o diosas del destino.  
 
Dejemos que de forma alegórica,  la inteligencia superior de Homero nos cuente en un fragmento de la Ilíada la analogía existente entre la pretensión de la toma de Troya por Aquileo y los aqueos y, la defensa de Agenor y los troyanos; en contraposición  de manera singular, con  la reunión del CP del PLD-Danilismo  y sus devastadoras  primarias abiertas con padrón universal de la JCE, cito:   
 
“-¡Ay de mí! Si huyo del valiente Aquileo por donde los demás corren espantados  y en desorden, me cogerá y también me matará  sin que me pueda defender. 
 
Si dejando que éstos sean derrotados por el Pelida Aquileo, me fuese por la llanura troyana, lejos del humo, hasta llegar al bosque del Ida, y me escondiera en los matorrales, podría volver a Ilión  por la tarde, después de tomar un baño en el río para refrescarme y quitarme el sudor.  
 
Más ¿por qué en tales cosas me hace pensar el corazón?  No sea que aquel  advierta que me alejo de la ciudad por la llanura y, persiguiéndome con ligera planta, me de alcance, y ya no podré evitar la muerte y las parcas, porque Aquileo es el más fuerte de todos los hombres. 
 
Y si delante de la ciudad le salgo al encuentro… Vulnerable es su cuerpo  por el agudo bronce, hay en él una solo alma y dicen los hombres que el héroe es mortal;  pero Zeus  Cronida le da gloria- ...” (Homero, la Ilíada, Canto Vigésimo primero, Batalla Junto al Rio, pág. 448).
 
El danilismo-OTAN, esta poseído de rabia y hambriento de gloria y poder: quisieron reelección y llegaron a la osadía de reformar una constitución a la medida de sus ambiciones y, hoy por hoy, no se sabe quién la pagó, ni cómo se pagó o con que se pagó. 
 
Una lucha intra partidaria  la han convertido en una vergüenza internacional,  que nos coloca en el plano de ágrafo del derecho internacional y ridículos gestores de la diplomacia.   
 
Y, para completar, esta anarquía irracional danilista, pretende devastar de forma fascista el sistema de partidos, anulando  su legalidad institucional y cualquierizando su identidad como cultura política, al ningunear sin contemplación las organizaciones políticas; en la que una de ellas o todas y   nada es lo mismo. 
La decisión del danilismo-OTAN es retornar a su otrora andanzas  de controlar, avasallar, aplastar o corromper con una hiriente e inescrupulosa  manipulación  de la opinión pública, en la que aparezca el otro como malo y ellos como los salvadores.  
 
El autor es Filósofo Constitucionalista, Profesor Titular UASD
/ @salomon_55

Publicidad

carinodemama2 disponible nuevo portal disponible nuevo portal