wrapper

DSC 9620
Tomás Aquino Méndez
 
Cuando una tragedia afecta a decenas de personas, por el paso de un huracán, como sucedió con Irma y María, de inmediato surgen las críticas y cuestionamientos al gobierno de turno. No importa si es un presidente blanco, morado, rojo o colorado. 
 
Lo más fácil es decir que las familias afectadas, casi siempre muy pobres, padecen ese golpeo por la irresponsabilidad del Gobierno, al permitirle ubicarse en lugares inhabitables.
 
No importa si el gobierno tiene cuatro, ocho o doce años y las familias afectadas llevan 10, 20 o 50 años residiendo en el lugar. El Presidente del momento será el culpable. Pero, mis Expresiones no quieren acusar ni defender a nadie en particular. 
 
Quiero hacer un ejercicio para que tengamos un mejor país y nos libremos de tener cada año a esos cientos de damnificados que residen en zonas vulnerables. Los responsables de esos BOLSONES DE MISERIA, hemos sido todos.
 
Políticos, líderes comunitarios, alcaldes, regidores, diputados, senadores, religiosos, en fín, todos hemos visto cómo se levantan esos barrios a orillas de ríos, cañadas, arroyos, laderas, y no hacemos nada para evitarlo. 
 
Me atrevo a asegurar que, al contrario, los estimulamos y muchos hasta hemos ayudado con un par de hojas de zinc, dos blocks y cuatro o cinco tablas, con el pretexto de que “es padre de familia”.
 
Y los políticos le ayudan esperando como recompensa el voto en el futuro. Luego son los primeros en levantar la voz cuando surge la desgracia y echan la culpa al adversario gobernante del momento.
 
Mi propuesta es que, desde hoy, seamos ciudadanos más responsables y comprometidos. Que cuando veamos a alguien iniciar una construcción, sea casita o mansión, en área vulnerable o protegida, lo denunciemos y lo PAREMOS DE INMEDIATO. 
 
Que no nos hagamos de la vista gorda, porque no es mi partido que está en el poder. Asi evitaremos tragedias, como las de Boba en Nagua; o Loma Atravesa en Samaná; o Palo Verde en Monte Cristi; o Mesopotamia en San Juan o La Ciénaga y Gualey en la capital. Si asumimos una ciudadanía responsable HOY.
 
Si dejamos atrás el oportunismo político, no tendremos que lamentar tragedias como las de Boba MAóANA. Gobiernos locales, ciudadanos, autoridades nacionales, tenemos que caminar unidos hacia una nación más segura y una poblacion más protegida. Ese tiene que ser nuestro COMPROMISO CIUDADANO DESDE HOY. 

Publicidad

carinodemama2 disponible nuevo portal disponible nuevo portal