wrapper

DCCM0006jpg
Miguel Franjul
 
Durante mucho tiempo, las búsquedas noticiosas de los medios tradicionales de prensa estuvieron subordinadas a las agendas externas o a las fuentes oficiales, un modelo que ha entrado ya en decadencia.
 
La rutina diaria de periódicos o medios audiovisuales de entonces era la de fijar a la mayor parte de su fuerza reporteril en oficinas gubernamentales, salvo que ocurriesen hechos imprevistos en las calles que obligaran a su cobertura.
 
Al estar esclavizados a tal modelo, era poco el margen que se daba a los medios para decidir, planificar y ejecutar sus búsquedas propias, en función de las necesidades informativas de sus audiencias.
 
Y la costumbre, casi una obligación ineludible, de estacionar reporteros en una o más fuentes oficiales a la vez para no perder algún anuncio importante de un secretario o un vocero oficial, limitaba toda posibilidad de salir de este encuadre.
 
Este modelo condujo, a la postre, a la saturación de los contenidos de un diario o un noticiero radial o televisivo con noticias del oficialismo, la "declaracionitis"  y la hiperpolitización, un triunvirato de lacras, como diría el finado maestro del periodismo español Miguel Ángel Bastenier.
 
Sobre la "declaracionitis", Bastenier decía: "Es la publicación masiva de lo que la gente dice, con gran preferencia sobre lo que la gente hace, entre otras cosas porque es más fácil, porque los que hacen declaraciones lo que quieren es verse reproducidos por los periódicos y demás medios de comunicación. 
 
Pero, así, fabricamos diarios tan gélidos como el palacio de hielo de Supermán, en los que numerosos personajes, uno tras otro, toman constantemente la palabra, pero carecen de realidad física, tangible, no existen como sujetos de la acción, porque no hay auténtica acción por ninguna parte".
 
Los tiempos ya han cambiado y ahora los diarios articulan sus búsquedas noticiosas en base a tres pilares mínimos: los sucesos o problemas más latentes de la sociedad, las investigaciones periodísticas y el reciclaje de sus bases de datos.
 
Para ello, los editores y los reporteros realizan sus reuniones matinales y deciden dónde buscar las respuestas a situaciones que afectan cada día a la sociedad, sin estar atados a las agendas externas o a la obligatoriedad de concentrarse en las oficinas públicas a matar el tiempo aguardando informaciones oficiales.
 
Estas últimas se difunden ampliamente por las redes sociales que utilizan los distintos departamentos de prensa o relaciones públicas, lo que no quita que en muchos casos sean de interés para el público.
 
Las apuestas propias permiten que géneros periodísticos un tanto descuidados en el pasado, como la entrevista de fondo, el reportaje, las crónicas de color y los análisis de coyuntura, readquieran primacía e importancia para nutrir a los medios de contenidos diferenciados de las redes sociales y los sitios digitales de noticias, con quienes ahora compite por audiencias.
 
Eso es, justamente, lo que estamos haciendo cada día en el Listin Diario, para ponernos a tono con los nuevos códigos de la comunicación social.
 
Editorilal de hoy domingo 6 de agosto 2016

Publicidad

carinodemama2 disponible nuevo portal disponible nuevo portal