wrapper

IMG 0736
Benny Riodríguez 
 
Barahona.- “A mi hermano no podrían devolverle la vida, pero nosotros confiamos, primero en la justicia de Dios, como familia creyente en el Señor y, luego, en la justicia terrenal para que los verdugos de mi hermano sean castigados con todo el peso de la ley”.
 
Esa reflexión hizo don Paulino Santana Berigüete, hermano del malogrado vigilante, quien definió a su pariente como una persona tranquila, que no le hacía daño a nadie, muy querido en el sector San Diego. La casa donde vivía está ubicada en la calle San Martín de Porres, próximo al sector Pueblo Nuevo.
 
Santana Berigüete, dijo que su hermano, Moisés Rafael Santana Féliz, vivía solo en la casa, ya que su única hija se encuentra residiendo en la ciudad de San Cristóbal.
 
El señor, que dijo es evangélico, como su hermano asesinado, pero quien había salido hacía un tiempo “de los caminos del señor”, narró que hacía poco conversó con su vástago para que dejara el trabajo y se buscara otro por la delincuencia.
 
Mostró preocupación por esta situación exigiendo a las autoridades policiales una solución cuanto antes a esta espiral de violencia que lleva intranquilidad y desasosiego a la población, disponiendo de mayor vigilancia para la seguridad de los ciudadanos.  
 
El malogrado hombre es hermano del abogado Neftalí Santana Féliz, fiscal en Santo Domingo, quien se encuentra en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos.
 
Vecinos y amigos del vigilante asesinado, definieron al fallecido como una persona tranquila y trabajadora, quienes aprovecharon para cuestionar los altos niveles de violencia y de delincuencia, que afecta a esta provincia.

Publicidad

carinodemama2 disponible nuevo portal disponible nuevo portal